vestir para Misa

¿Cómo hay que ir vestidos a la Misa?

Pregunta:

Mi consulta es con respecto a la forma de ir vestidos a las Misas. Aclaro que se trata de una Misa con Niños. Por el tiempo, que son vacaciones, muchos adultos y niños van en short, huaraches, tirantes, etc.,y hay personas molestas por las llamadas de atención, y una de ellas me pedía que le dijera en donde dice la Biblia como debemos ir vestidos a misa. Solo encontré una carta de Pedro y en el Evangelio de Lucas algo donde dice ‘vestir decorosamente’ pero no habla de misa, ni eucaristía. Yo quiero saber como defender el tema, ya que nuestra religión no es solo Biblia, es fe, tradiciones, Magisterio. ¿En alguna parte de los Canon Romano habla del vestir en misa?

 

Respuesta:
Estimada:

Como dice muy bien la religión no es solo Biblia, es fe, Tradición y Magisterio. Pues bien, ¿cómo hay que vestirse para ir a Misa? La respuesta hay que buscarla en la moral cristiana. La virtud de la Templanza es la que modera los apetitos del concupiscible. Y concretamente esta virtud cardinal tiene otras virtudes anexas que hacen al hombre bueno y a sus actos.

La modestia en el vestir es: Es una virtud que tiene por objeto guardar el debido orden de la razón en el arreglo del cuerpo y del vestido y en el aparato de las cosas exteriores.

Las cosas exteriores que se utilizan, consideradas en sí mismas, no son viciosas; pero pueden serlo por el uso inmoderado, porque no se conforma a la recta razón. Además hay que tener en cuenta que la intención del que obra puede viciar toda la acción. Si uno se viste mal para provocar a los hombres o por vanidad, toda la obra es desordenada.

También lo afirma el sentido común, que nos dice que uno debe vestirse de acuerdo a las circunstancias, siempre decorosamente, pero la sacralidad del lugar santo pide que uno se vista decentemente.

Que Dios la bendiga y no desanime por los inconvenientes que encuentra. Desgraciadamente vivimos en un mundo difícil, en donde todas estas cosas no se entienden porque se vive en la superficialidad y con espíritu mundano.

La saludo atentamente.

P. Miguel A. Fuentes, IVE

Deja un comentario