indulgencia

¿Concede indulgencia plenaria rezar la oración «Oh mi amado y buen Jesús»?

Pregunta:

Quisiera me confirmase Padre si esta Oración da indulgencia plenaria rezándose después de la comunión en presencia de un crucifijo (acción de gracias) cumpliendo los requisitos de indulgencia plenaria que impone la iglesia claro esta. El sacerdote que me lo dijo me lo enseño del Misal Romano en oraciones de acción de gracias Me dijo que no es muy conocida y que en los misales modernos no viene. Es la siguiente:

Oración ante el Crucifijo

Miradme, Oh mi amado y buen Jesús,
Postrado ante Vuestra santísima presencia.
Os ruego con el mayor fervor, que imprimáis en mi corazón
vivos sentimientos de Fe, Esperanza y Caridad;
Verdadero dolor de mis pecados, y propósito firmísimo de enmendarme;
Mientras que yo, con todo el amor, y toda la compasión de mi alma,
Voy considerando Vuestras Cinco Llagas;
Teniendo presente aquello que dijo de Vos el santa profeta, David:
“Han taladrado Mis manos y Mis pies, y se pueden contar todos Mis huesos”.
(Salmo 21: 17-18)

En latín:
En ego, o bone et dulcíssime Iesu,
ante conspéctum tuum génibus me provólvo,
ac máximo ánimi ardóre te oro atque obtéstor,
ut meum in cor vívidos fídei, spei et caritátis sensus,
atque veram peccatórum meórum paeniténtiam,
eáque emendándi firmíssimam voluntátem velis imprímere;
dum magno ánimi afféctu et dolóre tua
quinque vúlnera mecum ipse consídero ac mente contémplor,
illud prae óculis habens, quod iam in ore ponébat tuo David prophéta de te, o bone Iesu:
‘Fodérunt manus meas et pedes meos: dinumeravérunt ómnia ossa mea.’

Le agradeceria me lo confirmase. Muchas gracias. J (de España).

Respuesta:

Estimado J.:

El Missale Romanum 2002, editio typica tertia, trae dicha oración en Apéndice, lo mismo que algunas ediciones en las lenguas vernáculas, integrando la “gratiarum actio post missam”, pero no se dice nada sobre las indulgencias. El Misal Romano de 1962, por otra parte, no ha perdido nunca su plena vigencia (Cf. BENEDICTO XVI, Motu Proprio Summorum Pontificum, del 07/07/07). Allí se dice, que puede rezarse la Oratio ad D.N.J.C. Crucifixum, con diez años de indulgencia, o indulgencia plenaria si se reza ante un crucifijo, luego de la Misa (Pius Pp. XI, 2 febrero, 1934).

Sin embargo, ateniéndonos al Enchiridion Indulgentiarum, cuya última edición (5ª) es del 16­VII­ 1999, dicha oración tendría indulgencia plenaria solamente los viernes de Cuaresma, si se recita luego de la Comunión ante un Crucifijo, y parcial, los demás días, y como se trata de un reordenamiento sobre la misma materia, se impone la ley posterior. No es que el Misal de San Pío V haya sido repuesto (en cuyo caso sería posterior la norma del Misal), sino que se ha reconocido o declarado como nunca derogado, por tanto, en lo que toca a nuestra oración, hay que estar a la lex posterior.

Transcribo las normas del Enchiridion Indulgentiarum que nos interesan:
§ 1. Se concede indugencia plenaria al fiel cristiano que
2° en cualquier viernes del tiempo cuaresmal después de la comunión recite piadosamente, ante la imagen de Jesucristo Crucificado la oración ‘Oh mi amado y buen Jesús…’;
§ 2.Se concede indulgencia parcial al fiel cristiano que pronuncie cualquier fórmula piadosa legítimamente aprobada:
2° en la acción de gracias después de la comunión (por ejemplo, Alma de Cristo, Oh mi amado y buen Jesús).

P. Jon M. de Arza, IVE

Deja un comentario