¿Tienen méritos las oraciones y las obras buenas que hace una persona que se encuentra en Pecado Mortal?

Pregunta:

Consulta: ¿Tienen méritos las oraciones y las obras buenas que hace una persona que se encuentra en Pecado Mortal? En el supuesto anterior: a) ¿Qué sucede si la persona tiene la intención de confesarse y restablecer su amistad con Dios, en cuánto pueda? b) ¿Qué sucede si la persona vive en una situación en la que no es posible restablecer la Gracia (por ejemplo un divorciado que vive con otra persona)? Me parece que muchas personas que cometen algún pecado sienten que su oración ya no sirve, y se apartan de las prácticas piadosas, quedando entonces más débiles para afrontar nuevas tentaciones. Gracias de antemano.

 

Respuesta:

Estimado:

Es una condición esencial para que una obra sea meritoria el que sea realizada en estado de gracia. Los teólogos se han planteado qué ocurre cuando uno ha hecho obras meritorias y luego peca y nuevamente se convierte. Hablan en tal caso de ‘reviviscencia’ de los méritos anteriores. Pero, como explica Santo Tomás (Suma Teológica III,89,5) no significa esto que esos méritos ‘mueren’ por el pecado y luego reviven; en realidad los méritos permanecen ante Dios, pero no tienen eficacia para llevar a la vida eterna a la persona que los mereció por el impedimento que introduce el pecado. Al salir del pecado por la penitencia, el impedimento desaparece y esas obras recuperan la eficacia de conducir a la vida eterna a quienes los hicieron.

En cambio, las obras buenas de quien está en pecado mortal, sin dejar de ser buenas, no son meritorias sobrenaturalmente; por eso cuando la persona que las ha realizado sale del pecado éstas no pueden recuperar el mérito pues nunca lo tuvieron. Estas obras, dice Santo Tomás (Suma Teológica, III, 89, 6) se llaman ‘muertas’, porque aunque son buenas por su género se realizan sin la caridad que es el principio de vida. ‘Estas obras no pueden retornar al principio, porque pasan y no pueden ser realizadas nuevamente con la misma individualidad. Por tanto es imposible que las obras muertas revivan por la penitencia’.

No quita esto que esas obras sean buenas humanamente hablando y que tengan mérito ante los hombres. Pero carecen de mérito sobrenatural.

P. Miguel A. Fuentes, IVE

Deja un comentario