¿Qué es Mahikari?

Pregunta:

¿Qué es Mahikari?

 

Respuesta:

El siguiente es un ‘informe’ breve sobre un grupo que causa inquietudes en muchos ambientes.

Datos

Nombre oficial: Asociación Mahikari – Luz Verdadera

Origen: Japonés (Sekai Mahikari bummei kyôdan)

Fundador: Kotama (Yoshikazu) Okada (Japón 1901-1974). Antiguo oficial de la Guardia Imperial Japonesa; industrial arruinado durante la IIª Guerra Mundial. Después de la guerra se adhirió a un movimiento de tipo religioso: Sekai Kyusei Kyo, fundado en 1934 por Moshichi lkada, disidente de la secta rnotokyo. En 1959 dijo haber escuchado en su interior la voz de la divinidad que le impuso su misión y el nombre de ‘Kotama’ que significa ‘esfera de luz’.

Historia

27-2-59 – Fecha en la que habría tenido lugar la presunta revelación inicial recibida por Okada.

1959 -Okada publica ‘Le Goscigen’ (‘Libro de las Palabras Sagradas’) un compendio de las revelaciones que dice haber recibido del ‘Dios supremo, creador del Universo, por medio de un dios mensajero’.

1960 – Fundación formal del Movimiento.

1973 – Declaración de la Asociación Mahikari en París. Documento fundamental para comprender la actual orientación del movimiento y sus problemas internos.

1974 – Muerte de Okada. Luego de este suceso, la Asociación sufrió diversas alternativas hasta determinar quién mantenía el liderazgo del movimiento.

1978 – Se publica una nueva declaración que marca un retomo al Estatuto de Ley de Asociación.

1984 – Inauguración en Takayama del gran templo de Suza (‘Altar dedicado al Dios Supremo’) ‘permitiendo a los hombre de todas las razas unirse con el fin de venerar a Dios’. Es el actual centro de peregrinación de los miembros.

1985 – Se establece una de las ramas del movimiento con un nuevo nombre: Sûkyo Mahikari.

Doctrina

La doctrina de Mahikari se inspira claramente en las enseñanzas de la secta Urnotokyo en la que militó inicialmente Okada: Teoría de las impurezas fruto de la acción de espíritus, practica de la purificación como camino de sanación.

1. El Mesías Kotama

La historia oficial de la Asociación afirma que Okada recibió 22 revelaciones del Dios Supremo mientras que los mensajeros que le han precedido (Moisés, Buda, Jesucristo, Mahoma…) no habrían oído mas que la voz de dioses creados por el Dios Supremo. En consecuencia, Okada sería el único que conoce todo el ‘Programa Divino’ y los misterios del Universo.

En la cosmología de Mahikari, Kotama se ha constituido en una especie de mediador único entre los adherentes y el ‘Dios Supremo’, materializando su comunicación a través del uso del Omitama. Toda ‘energía’ pasa a través de él, y nada pasa por fuera de él. Esto funcionaría así aún hoy después de la muerte de Kotama: cada miembro debe llevar siempre sobre su corazón su Omitama, este le asegura la unión energética con el líder de Makikari, quien a su vez está en conexión directa con Kotama que permanece actuando como camino de unión energética con el ‘Dios Supremo’.

Primera revelación: ‘Levantate, llamate Kotama (esfera de luz) y alza la mano’. Se afirma que al haber obedecido este mandato realizó numerosos milagros, reanimó muertos, hizo andar a paralíticos, etc.

Segunda revelación: Dios ha enviado a Kotama para anunciar a la humanidad materialista, que se ha alejado de Él, la ‘purificación por el fuego’ cediendo al ‘espíritu del agua’. El futuro será apocalíptico pero Kotama salvará a la humanidad: ‘..Dios me ha revelado que Él me confía, por primera vez en la historia de la humanidad, la misión de ser ‘el primer Mesías’ a practicar el Bautismo por el ‘Espíritu Sagrado del Fuego’.

Mensaje de agosto de 1960: ‘Tu eres el Mesías pionero que apareciste con la importante misión de llevar a cabo la obra de Dios: corregir y reconstruir el mundo. Cumple tu misión de purificación y de salvación del mundo’.

El denominado ‘Primer Mesías’ recibió además otras tareas en una revelación que habría tenido lugar en junio de 1960: ‘Recibe la misión de unificar las religiones del mundo y distribuir la potestad de Dios Creador’. Fines que se habría conseguido con la edificación del templo de Suza y la transmisión de la ‘Luz de los milagros’. Su Kui Nushi Sama (salvador de la humanidad) tomará el sobrenombre de Kotama quien anuncia para los salvados una era nueva de civilización espiritual, pero mientras tanto ‘Le Goseigen’ abre desde ahora unas nuevas perspectivas para la vida de la humanidad en todos tos ámbitos: religioso, científico, político y económico.

2. La purificación:

Esta es la clave de la felicidad y el camino de la salud corporal. La causa de todos los males que abruman a los hombres, según su predicación, son las ‘impurezas espirituales’: el olvido de Dios, la intoxicación con alimentos y medicamentos, el malvado Sonen (así denominan a un ‘fondo intimo del hombre’) y la destrucción de la naturaleza.

Los remedios para esta situación serían:

La ‘purificación espiritual’ por la expiación de nuestros errores en esta vida y en las vidas anteriores; y sobre todo por el ‘arte de Mahikari’ que consiste en transmitir la ‘luz divina a través de la palma de la mano’ (operación llamada Okiyomé). Por este gesto de características mágicas, creen que se transmite a los demás la luz divina que se tiene en la palma de la mano. Esta energía purificaría el alma, el psiquismo y el cuerpo.

El ‘Arte de purificación’ que brinda efectos benéficos radicales: la transformación de los malos espíritus poseídos en buenos espíritus -los malos espíritus poseídos son los que causan aquellos males inexorables que la ciencia medica no puede remediar- obteniendo así la eliminación de toxinas, curaciones espectaculares, superación de dificultades de cualquier genero. Sobre los efectos de este arte suelen presentar numerosos testimonios en el boletín de la asociación. Se pretende que tiene aplicación en todos los ámbitos imaginables ya que el mal está en todas partes: plantas, animales, objetos, casas, alimentos, etc.

Los purificados conocerán así la felicidad y la paz obteniendo un estado llamado ‘Ken Wa Fu’: salud perfecta, armonía y seguridad material y ‘constituirán la semilla de la próxima civilización espiritual’.

Prácticas

La incorporación de un nuevo adepto a Mahikari se da a través de un proceso de iniciación gradual que reconoce varios grados o pasos. El acceso a cada grado se da a partir de la realización del ‘curso’ respectivo o el cumplimiento de algunas pautas de conducta y adhesión a la Asociación. En este aspecto, la mecánica del grupo tiene algunas similitudes con la de las organización de ‘curso de nivel’.

Primer grado: Se ingresa a través de la realización de un curso de tres días durante los que se aprenden las técnicas y oraciones Mahikari, se es iniciado en la práctica del Okiyomé, la veneración del Goshintai (altar de Dios), y se recibe el Omitama (medalla sagrada sin la cual la luz no puede ser transmitida y que tiene que el adepto debe llevar permanente sobre el pecho so pena de graves desgracias) y el mantra ‘Amatsu Norigoto’ (potestad del verbo) que afirman tiene una fuerza mágica.

Segundo grado: El iniciado, llamado Yookoshi, tendrá acceso a este segundo nivel a partir del cumplimiento de algunas pautas de conducta: asistencia a todas las reuniones mensuales del ‘dojo’ (lugar sagrado de reunión) local, a todos los cursos de preparación, debe trabajar asiduamente en el dojo (quehaceres, mantenimiento…), hacer regularmente sus ofrendas con generosidad, y por fin, haber iniciado por lo menos a cinco personas.

Tercer grado: Este se puede obtener exclusivamente en el Japón, en el templo de Suza.

Reuniones en los ‘dojos’

En estas reuniones el adepto debe concurrir para recibir Okiyomé, varias veces por semana (en lo posible una vez al día, aún cuando no tenga problemas de convivencia o salud). El ritual se desarrolla en sesiones de 40 a 50 minutos, en las que se recita el ‘Amatsu Norigoto’.

Estas reuniones en la práctica, aseguran mantener un control estrecho de la vida del adepto manipulando su psicología, ya que en ellas se utiliza la sugestión hipnótica y se fortifica la ilusión de la posibilidad de la curación paranormal que se predica.

Las curaciones

Mahikari excluye radicalmente el uso de la ciencia medica a la cual considera incapaz de curar. Más aún, se afirma claramente que los medicamentos envenenan. Los adeptos no deben tener fe más que en Mahikari: ‘…La enfermedad incurable no existe salvo en los casos excepcionales en los que Dios no perdona…’.

Sobre los ‘medios de curación habituales’ afirman: ‘Estas terapias hacen creer a los hombres que están curados, pero su resultado es la acumulación de graves perjuicios posteriores: retención de toxinas, repetidas intoxicaciones. destrucción parcial del cuerpo por la cirugía’. (Documentos anexos del curso secundario, e. XI).

De este modo, un miembro de la Asociación no puede apelar en ningún caso a la medicina para resolver situaciones de enfermedad, por grave que sea o parezca. Si la enfermedad se torna incurable es solamente porque Dios no ha perdonado, si se cura, es la fuerza milagrosa de la energía de Mahikari.

Organización

En su concepción original, Mahikari es una estructura cerradamente piramidal, en cuyo ápice está ubicado Okada, quien tiene la dirección soberana que se ejerce desde la sede mundial en Atawi.

Después de la muerte de Okada en 1974 la Asociación enfrentó una dura crisis de sucesión que incluyó altercados judiciales. En nuestros días existen dos ‘obediencias’ Mahikari independientes: la dirigida por Sakae Sekigutchi, sucesor testamentario del fundador Okada, con derechos reconocidos por los tribunales, que mantiene la denominación de Sekai Mahikari; y la de Keiju Okada , hija del fundador, denominada Sûkyo Mahikari.

La rama Sekai ha trasladado su sede mundial a Takayama donde se encuentra el templo de Suza, y ha realizado importantes cambios: nuevo nombre del movimiento, nuevo emblema, etc.

El Movimiento ha alcanzado una expansión mundial estimada en medio millón de adeptos; con presencia sobre todo en Europa (Suiza, Italia, Alemania, Francia, España y Andorra).

Propaganda

Hay una presentación propagandística que podemos considerar como típica del Movimiento, y que se puede sintetizar así: ‘Mahikari – El Arte de la purificación espiritual de los tres ámbitos: alma, pensamiento y cuerpo. El Arte que revolucionará su vida. El Arte que abre el camino de la felicidad’.

Al respecto, es interesante el siguiente párrafo de un documento destinado a los postulantes a incorporarse a la Asociación: ‘Al final del curso le será entregado Omitama, medallón espiritual que asegurara el vínculo con Dios e inmediatamente después podrá aprender el arte Mahikari y transmitir la luz. Es así como podrá llegar a ser un hombre capaz de hacer milagros. Los milagros se repetirán cada vez que levante la mano. Va a liberarse de sus problemas, va a ayudar a otros a resolver sus problemas, y esto gracias a la Luz de Dios. Se quedará asombrado de los continuos milagros realizados así. Venga al dojo a fin de poder realizar el gran cambio de su vida e introducirse en el camino de la felicidad’.

Funcionamiento

La organización tiene recursos financieros considerables: solo el templo de Suza ha costado varios millones de dólares.

La principal fuente de ingresos son las múltiples ofrendas de deben realizar los adeptos, entre otras, aquellas que realizan para ‘expresar su reconocimiento’ en caso de éxito, y aquellas utilizadas para ‘compensar sus impurezas’ en caso de fracaso, enfermedad, accidente, perdida de dinero o de empleo… etc.

De este modo se cierra el círculo espiritual en lo financiero: un miembro de Mahikari siempre cura… si no lo puede hacer es porque Dios no ha perdonado. Por lo tanto siempre ofrenda, sea para reconocer el poder que curó como para pedir la purificación de las impurezas que provocaron el fracaso.

‘En estos mundos, los dioses aparecen y desaparecen con una rapidez prodigiosa e incomprensible. Pero yo he puesto en su lugar decenas de millones de dioses subordinados y de espíritus mensajeros que me permiten conocer, al instante, cada una de vuestras oraciones y de vuestros comportamientos’. (L.G.)

(De ´Documentos para el curso de iniciación elemental de Mahikari).

Oscar Gerometta
Fuente: Sectas-online

Un comentario en “¿Qué es Mahikari?

Deja un comentario