illuminati

Los Illuminati

Pregunta:

Por medio de la presente : Me dirijo a UD para solicitarle mas información con respecto a la orden los Illuminati, el gnosticismo y su influencia en el imperio Romano y en la historia de la masonería. Sin mas, me despido de usted. Ag

 

Respuesta:

Estimado:
En la Enciclopedia Católica está este interesante artículo que responde a su consulta:
(tomado de http://ec.aciprensa.com/wiki/Illuminati)

Illuminati 

Es el nombre adoptado por los miembros de una sociedad secreta fundada por Adam Weishaupt en 1776.

HISTORIA

Weishaupt nació en Ingolstadt (Bavaria) de padres oriundos de Westfalia, el 6 de febrero de 1748, y perdió a su padre en 1753. Aunque fue educado en una escuela Jesuita, cayó tempranamente bajo la influencia de su librepensador abuelo, director de la escuela secundaria de Ickstatt, a quien debió su designación como profesor de derecho civil en la Universidad de Ingolstadt en 1772. Fue el primer laico que ocupó la silla de derecho canónico en esta universidad (1773), pero, como consecuencia de la creciente influencia racionalista que ejerció sobre los estudiantes, tanto en su capacitación académica cuanto en su relación personal con ellos, entró en una siempre aguda colisión con los leales adherentes a la Iglesia y con aquellos que eran influyentes en círculos gubernamentales. Como, además, su naturaleza obstinada lo llevó a reñir con casi todos aquellos con quienes mantuvo una relación más o menos prolongada, sintió la necesidad de una organización secreta poderosa que lo respaldara en el conflicto con sus adversarios y en la ejecución de su esquemas racionalistas en sus actividades eclesiásticas y políticas. Al principio (1774) apuntó a un arreglo con los Masones Libres

Sin embargo, un conocimiento más cercano destruyó su alta estima por esta organización y resolvió fundar una nueva sociedad que, rodeada por el mayor secreto posible, le permitiera realizar mas efectivamente sus propósitos y pudiera ser siempre precisamente adaptada a las necesidades de los tiempos y de las condiciones locales.

Su orden se basaría enteramente en la naturaleza humana y la observación, por lo tanto sus grados, ceremonias y estatutos se desarrollarían sólo gradualmente; luego, a la luz de la experiencia y un conocimiento más amplio, y con la cooperación de todos los miembros, serían constantemente mejorados. Para su prototipo confió principalmente en la Masonería Libre, de acuerdo con la cual modeló los grados y el ceremonial de su orden. Construyó la organización estrictamente jerárquica de su sociedad siguiendo el patrón de la Sociedad de Jesús, aunque distorsionando hasta la caricatura sus características esenciales. ‘Utilizar para buenos propósitos todos los medios que esa orden empleó con fines malignos’, este fue, de acuerdo con Philo (Endl. Erkl., 60 sq.), ‘su designio favorito’. Para el cumplimiento de sus planes, consideró como esencial el ‘despotismo de los superiores’ y la ‘ciega, incondicional obediencia de los subordinados’, junto con el máximo secreto y misterio.

A comienzos de 1777 entró en una Logia Masónica e intentó, con otros miembros de la orden, poner a la Masonería Libre tan servil a sus propósitos como fuera posible. Sin embargo, como pese a toda su actividad como agitador y su sagacidad teórica, Weishaupt era en el fondo sólo un impráctico gusano de biblioteca, sin la necesaria experiencia mundana, su orden por largo tiempo no hizo progresos. La adhesión a la misma, en 1780, del agente Masónico Freiherr von Knigge (Philo), un hombre de amplia experiencia y bien conocido en todos los círculos Masónicos, le dio un giro decisivo a las cosas. Junto con Weishaupt, quien, como filósofo y jurista, desarrolló las ideas y principales lineamientos de la constitución, Knigge comenzó rápidamente a elaborar los necesarios grados y estatutos (hasta 1780 el grado de Minerva fue el único en uso), y al mismo tiempo trabajó vigorosamente para extender la orden, por lo cual en dos años él consiguió 500 miembros. Cuando se llevó a cabo la gran convención internacional de la Masonería Libre en Wilhelmsbad (16 Julio al 29 Agosto de 1782) la ‘Masonería Libre Iluminada’, a la cual Knigge y Weishaupt proclamaron en ese momento como la única Masonería Libre ‘pura’, ya había ganado tal reputación que casi todos los miembros de la convención clamaron por su admisión en la nueva institución. Fue particularmente valiosa para la orden la adhesión de Bode (Amelius), depositario del mayor respeto en todos los círculos Masónicos. Asistido por Bode, Knigge trabajó diligentemente para convertir todo el cuerpo Masónico en ‘Masones Libres Iluminados’. Numerosos representantes de la Masonería Libre y de la ‘ilustración’ de la mayor prominencia se hicieron Illumninati, incluido, en 1763, el Duque Fernando de Brunswick, el principal líder de la Masonería Libre Europea y el principal representante del iluminismo de su época. Otros miembros famosos fueron Goethe, Herder, y Nicolai. La orden fue también propagada en Suecia, Rusia, Polonia, Dinamarca, Hungría, Austria, y Francia. Pero en 1783 se produjo un disenso entre Knigge y Weshaupt, que derivó finalmente en el retiro del primero el 1 de Julio de 1784. Knigge no pudo soportar más la pedante tiranía de Weishaupt, la que frecuentemente asumía formas ofensivas. Acusó a Weishaupt de ‘Jesuitismo’ y sospechó que el era ‘un Jesuitaencubierto’ (Nachtr., I, 129). ‘¿Y sería yo quien’, agrega, ‘trabajara bajo sus banderas para la humanidad, condujera hombres a ponerse bajo el yugo de tan pedante tipo?-Nunca!’

Mas aún, en 1783 las tendencias anarquistas de la orden provocaron denuncias públicas que llevaron a interferencias por parte del Gobierno Bávaro en 1784. Como la actividad de los Illuminati aún continuó, fueron emitidas cuatro proclamas sucesivas contra ellos (22 de Junio de 1784; 2 de Marzo y 16 Agosto de 1785; y 16 de Agosto de 1787), en la última de las cuales fue prohibido el reclutamiento para la orden bajo pena de muerte. Estas medidas pusieron fin a la existencia corporativa de la orden en Bavaria, y, como resultado de la publicación, en 1786, de su grados y de otros documentos que le concernían -en su mayor parte de una naturaleza bastante comprometedora – su posterior extensión fuera de Bavaria se tornó imposible. La propagación del espíritu de los Illuminati, que coincidía sustancialmente con las enseñanzas generales de la ‘ilustración’, especialmente de la de Francia, fue más bien acelerada que retardada por la persecución en Bavaria. En dos cartas dirigidas al Obispo de Freising (18 de Junio y 12 de Noviembre de 1785), Pío VIhabía también condenado a la orden. Pronto, el 16 de Febrero de 1785, Weishaupt había huido de Ingolstadt, y en 1787 se estableció en Gotha. Sus numerosos escritos apologéticos fracasaron en exonerar tanto a la orden como a si mismo. Siendo ahora cabeza de una numerosa familia, sus puntos de vista en materia religiosa y política se hicieron más sobrios. Después de 1787 renunció a toda conexión activa con sociedades secretas, y nuevamente se acercó a la Iglesia, desplegando un celo destacable en la construcción de la iglesia Católica en Gotha y murió el 18 de Noviembre de 1830, ‘reconciliado con la Iglesia Católica, a la cual, como joven profesor, había condenado a la muerte y destrucción’ – tal como relata la crónica de la parroquia de Gotha.

OBJETIVOS Y ORGANIZACIÓN

Los documentos que se citan en la primera y segunda sección de trabajos en la bibliografía son fidedignos y exhiben los objetivos y métodos de la orden. Las modificaciones posteriores del sistema, anunciadas por Weishaupt en sus escritos de después de 1785, son irrelevantes, ya que la orden se había propagado ampliamente antes de que estas modificaciones fueran publicadas. Los documentos arriba mencionados revelan como el real objetivo de los Illuminati la elaboración y propagación de una nueva religión popular y, en el campo político, el establecimiento gradual de una república democrática universal. En esta sociedad del futuro, todo, de acuerdo con Weishaupt, sería regulado por la razón. Por hombres de la ‘ilustración’ serían liberados de sus tontos prejuicios, para tornarse ‘maduros’ o ‘morales, y así superar el tutelaje religioso y político de la Iglesia y del Estado, del ‘cura y del príncipe’. La Moral era la ciencia que hace al hombre ‘maduro’, devolviéndole la conciencia de su dignidad, su destino, y su poder. El principal medio para efectivizar la ‘redención’ fue encontrado en la unificación, y esta sería proporcionada por ‘escuelas secretas de sabiduría’. Estas ‘escuelas’, declaraba, ‘fueron siempre los archivos de la naturaleza y de los derechos del hombre; a través de su accionar, el hombre se recobraría de su caída, príncipes y naciones, sin violencia que los fuerce, se esfumarían de la tierra; la raza humana se convertiría en una gran familia, y el mundo la morada de seres racionales. La ciencia moral por sí misma lograría estas reformas ‘imperceptiblemente’, cada padre se convertiría, como Abraham y los patriarcas, en el pastor y señor absoluto de su casa, y la razón sería el único código legal de hombre’. (‘Nachtr.’, p. 80 sq.; repetido textualmente en Knigge, ‘Die neuesten Arbeiten’, p. 38). Esta redención de la humanidad por la restauración de su ‘libertad e igualdad’ original a través de la ‘iluminación’ y de la caridad universal, la fraternidad, y la tolerancia, es asimismo la verdadera doctrina esotérica de Cristo y sus Apóstoles. Aquellos en quienes la ‘iluminante’ gracia de Cristo es operativa (cf. Heb., vi, 4) son los ‘Illuminati’. El objeto de la pura (i.e. iluminada) Masonería libre no es otro que el de la propagación del ‘iluminismo’ por el cual la semilla de un nuevo mundo sería tan ampliamente esparcida que ningún esfuerzo de extirpación, aún violento, sería útil para prevenir la cosecha (‘Nachtr.’, pp. 44, 118; ‘Die neuesten Arb.’, pp. 11, 70). Weishaupt declaró posteriormente (Nachtrag zu meiner Rechtfertigung, 77 sqq., 112 sqq.) que la Masonería era la escuela desde donde emanaron ‘estas ideas’.
Estos objetivos de la orden serían revelados a los miembros solamente después de su promoción al grado ‘sacerdotal’ (Nachtr., I, 68). Los grados preliminares servían para la selección, preparación, y ocultamiento de los verdaderos ‘Illuminatti’, los otros eran para abrir el camino para la libre organización religiosa y social del futuro, en la cual desaparecerían todas las distinciones de nación, credo, etc. El gobierno de la orden estaba administrado por los superiores de las ‘iglesias’, ‘provinciales’, ‘nacionales’ y ‘areopagitas’ (que constituían el consejo supremo) de Minerva, bajo la dirección de Weishaupt como general de la orden. Los miembros solamente trataban con sus superiores inmediatos, y solamente unos pocos miembros de confianza sabían que Weishaupt era el fundador y cabeza suprema de la orden. Todos los miembros estaban obligados a darse un entrenamiento acorde con los propósitos de la sociedad, y hacerse útiles, mientras que la orden, por su parte, garantizaba promover sus intereses a través de los medios más efectivos. Se les recomendaba especialmente observar sistemáticamente a personas y eventos, para adquirir conocimiento, y a dedicarse a la investigación científica en tanto y en cuanto podría servir a los propósitos de la orden. Debían juntar información concerniente a todas las personas con las cuales tuvieran relaciones, y en todas las materias que pudieran afectar tanto a ellos mismos como a la orden debían entregar informes sellados; estos eran abiertos por superiores desconocidos para los escritores y eran, en lo sustancial, trasmitidos al general. El objetivo de esta y otras regulaciones era permitir a la orden lograr sus objetivos al asegurarle una influencia de control en todas las direcciones, y especialmente presionado a la cultura y la ilustración en su servicio. Todos los órganos iluminantes y oficiales, la prensa, escuelas, seminarios, secciones de catedrales (por lo tanto, también, todas las designaciones a sedes, púlpitos y sillas) debían ser llevados tanto como fuera posible bajo la influencia de la organización, y los príncipes mismos debían ser rodeados por una legión de hombres ilustrados, para, no solo desarmar su oposición, sino también para compelerlos a su enérgica cooperación. Se lograría entonces una completa transformación; se controlaría la opinión pública; ‘sacerdotes y príncipes’ se encontrarían con las manos atadas; los entrometidos que se aventuraran a interferir se arrepentirían de su temeridad; y la orden se convertiría en un objeto de pavor para todos sus enemigos.

Con relación a la influencia realmente ejercida por los Illuminati, las afirmaciones de los ex – Masones Libres — L.A. Hossman, J. A. Starck, J. Robinson, el Abbé Barruel, etc.-deben ser aceptadas con reservas, cuando ellos le asignan a la orden un rol de liderazgo en el comienzo y progreso de la Revolución Francesa de 1789. Su presentación de los hechos es a menudo errónea, sus inferencias son insostenibles, y sus tesis no solamente carecen de pruebas, sino que, en vista de nuestros actuales conocimientos de laRevolución Francesa (cf., e. g., Aulard, ‘Hist. pol. de la Rév. Franç.’, 3rd ed., 1905; Lavisse-Rambaud, ‘Hist. générale’, VIII, 1896), ellas son extremadamente improbables. Por otra parte, una vez que se descartaron, después de 1786, las peculiaridades de Wieshaupt, el ‘Iluminismo’ fue simplemente la prosecución de los principios de la ‘ilustración’; en otras palabras, fue Masonería Libre y Liberalismo práctico adaptado a los requerimientos de su tiempo; como tal ejerció una importante influencia sobre el desarrollo intelectual y social del siglo diecinueve. (Ver MASONERÍA; SOCIEDADES SECRETAS.)

Los documentos, incuestionablemente genuinos, que se originaron dentro de la orden y fueron publicados por gobierno Bávaro: Einige Originalschr. des Ill. Ordens (confiscado por Zwack) (Munich, 1787); con Nachtrag (capturado del Baron Bassus) (en 2 partes, 1787); también documentos hechos públicos a través de otras agencies y reconocidos como genuinos por Knigge y Weishaupt: Der echte Illuminat (Edessa, 1788); Illuminatus dirigens oder schottischer Ritter (1794); SPARTACUS Y PHILO (KNIGGE), Die neuesten Arbeiten (1794); PHILO,Endliche Erklärung (1788). Declaraciones de miembros que dejaron la orden: COSANDEY, RENNER, Y GRÜNBERGER, Drei merkwürdige Aussagen(1786); IDEM (con UTZSCHNEIDER), Grosse Absichten des Ill. Ordens, con tres apéndices (1786). En defense de la orden: WEISHAUPT Apologie der Illuminaten (Frankfort and Leipzig, 1787); IDEM, Vollständige Gessch. d. Verfolgung der Illuminaten in Bayern(Frankfort y Leipzig, 1786); IDEM, Pythagoras, oder Betrachtungen über die geheime Welt- and Regierungskunst (1790). Contra la orden o concerniente a la misma de cualquier otro modo: STATTLER (Weishaupt’s colleague at Ingolstadt), Das Geheimniss der Bosheit des Stifters des Ill. Ordens (1787); PRESTON, Illustrations of Freemasonry(1856); MOUNIER,De l’influence attribuée aux Philosophes, aux Franc-maçons et aux Illuminés sur la révolution Française (1822); JARCKE, Vermischte Schriften, II (1839); DESCHAMPS-JANET, La société et les sociétés, II (3rd ed., 1880), 93 sqq., 115 sqq.; III (1883), 34 sqq.; WOLFRAM, Die Illuminaten in Bayern u. ihre Verfolgung (1899-1900); ENGEL, Gesch. des Ill. Ordens (1906) (rico en documentos, pero favorable a Weishaupt);Hist-polit. Blätter (1889), I, 926-41 (lista official de Illuminati).

HERM. GRUBER

Transcrito por Thomas J. Bress
Traducido por Luis Alberto Alvarez Bianchi

Deja un comentario