célibe

¿Cómo puede aconsejar un sacerdote célibe a personas casadas?

Pregunta:

Quisiera saber por qué los sacerdotes católicos creen que pueden darnos consejos a los matrimonios si ellos no se casan.

Respuesta:

Estimada:

Porque se trata de una cuestión de preparación doctrinal, moral y pastoral. También Jesucristo, siendo célibe, legisló sobre el matrimonio (cf. Mt 19). Y San Pablo, siendo célibe y recomendando la virginidad consagrada, no tuvo empacho en escribir a los casados: «En cuanto a lo que me habéis escrito, bien le está al hombre abstenerse de mujer. No obstante, por razón de la impureza, tenga cada hombre su mujer, y cada mujer su marido. Que el marido dé a su mujer lo que debe y la mujer de igual modo a su marido. No dispone la mujer de su cuerpo, sino el marido. Igualmente, el marido no dispone de su cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro sino de mutuo acuerdo, por cierto tiempo, para daros a la oración; luego, volved a estar juntos, para que Satanás no os tiente por vuestra incontinencia. Lo que os digo es una concesión, no un mandato. Mi deseo sería que todos los hombres fueran como yo; mas cada cual tiene de Dios su gracia particular: unos de una manera, otros de otra. No obstante, digo a los célibes y a las viudas: bien les está quedarse como yo. Pero si no pueden contenerse, que se casen; mejor es casarse que abrasarse. En cuanto a los casados, les ordeno, no yo sino el Señor: que la mujer no se separe del marido, mas en el caso de separarse, que no vuelva a casarse, o que se reconcilie con su marido, y que el marido no despida a su mujer. En cuanto a los demás, digo yo, no el Señor: Si un hermano tiene una mujer no creyente y ella consiente en vivir con él, no la despida. Y si una mujer tiene un marido no creyente y él consiente en vivir con ella, no lo despida. Pues el marido no creyente queda santificado por su mujer, y la mujer no creyente queda santificada por el marido creyente. De otro modo, vuestros hijos serían impuros, mas ahora son santos. Pero si la parte no creyente quiere separarse, que se separe, en ese caso el hermano o la hermana no están ligados: para vivir en paz os llamó el Señor. Pues ¿qué sabes tú, mujer, si salvarás a tu marido? Y ¿qué sabes tú, marido, si salvarás a tu mujer? Por lo demás, que cada cual viva conforme le ha asignado el Señor, cada cual como le ha llamado Dios. Es lo que ordeno en todas las Iglesias» (1C0 7,1-17).

Alguno podría decir: “pero Jesucristo es Dios, y San Pablo era apóstol”. Como argumento determinante no tiene ningún peso; sin embargo, para dejar más tranquila a quien me hace la consulta le podría recordar que además de los ejemplos de Nuestro Señor y del Apóstol, el mismo San Pablo manda a un sacerdote y obispo, que era célibe, Timoteo, que dé consejos y dirija a los ancianos, jóvenes, madres, viudas, etc. (cf. 1Tim 5,1ss); y le dice bien claro: «todo esto incúlcalo para que sean irreprehensibles» (1Tim 5,7). Y lo mismo manda a otro de sus discípulos, Tito: «Mas tú enseña lo que es conforme a la sana doctrina; que los ancianos sean sobrios, dignos, sensatos, sanos en la fe, en la caridad, en la paciencia, en el sufrimiento; que las ancianas asimismo sean en su porte cual conviene a los santos: no calumniadoras ni esclavas de mucho vino, maestras del bien, para que enseñen a las jóvenes a ser amantes de sus maridos y de sus hijos, a ser sensatas, castas, hacendosas, bondadosas, sumisas a sus maridos, para que no sea injuriada la Palabra de Dios… Así has de enseñar, exhortar y reprender con toda autoridad. Que nadie te desprecie» (Tito 2,1-10).

Evidentemente se realiza aquí algo que es de sentido común: cuando queremos un médico que nos cure o aconseje, no buscamos un médico que esté enfermo como nosotros sino uno que conozca, aunque no sea por experiencia, cómo se cura nuestra enfermedad. Salvada la enorme distancia (¡el matrimonio no es una enfermedad sino un sacramento!) se puede entrever la aplicación análoga a nuestro caso.

Un comentario en “¿Cómo puede aconsejar un sacerdote célibe a personas casadas?

  1. El relato de la samaritana creo que se refiere también al matrimonio.
    Jesús dice ” el que bebe de esa agua volverá a tener sed “.
    La samaritana no conoce el amor, solo conoce el sexo. Pues a estado con 6 hombres, pues cuando se cansa de uno, busca otro.
    Cuando Jesús le dice ve y trae a tu marido, lo hace con la intención de bendecir la unión, puesto que Dios es Amor. Ella solo conoce vivir en unión libre,sin la bendición del matrimonio.
    Alguien dijo ama y haz lo que quieras, pero se refiere al amor según la definición que nos da San Pablo. Y como Dios es Amor, entonces es importante que tu unión este bendecida. Saludos y bendiciones

Deja un comentario