milagros

¿Por qué algunos teólogos niegan los milagros?

Pregunta:

Ciertos grupos de teólogos y algunos «profesores» de Religión, ya sea por torpeza o por ser «el enemigo en casa», dedican sus esfuerzos a vaciar el Evangelio de milagros calificándolos de «postpascuales», o examinándolos sobre la base de afirmaciones gratuitas o unas definiciones de milagro que ellos mismos se fabrican, o considerando a la primera comunidad de cristianos poco menos que una partida de embaucadores. Todo ello presentado bajo un aspecto seudocentífico y «progresista».

 Estos teólogos y profesores van sembrando la duda y la ambigüedad sobre la doctrina de la Iglesia en las universidades y los colegios, de tal modo que los que son instruidos en Religión por ellos salen de sus clases peor de lo que entraron.

 Y uno se pregunta: si se dicen católicos y niegan (de hecho; porque si se les preguntara directamente, se cuidarían de pronunciarse con claridad) los milagros de Jesús, ¿cómo pueden creer en la Eucaristía? ¿Acaso no es un milagro?

 Respuesta:

Estimado:

         Estoy totalmente de acuerdo con Usted. Hay que llegar a la simple conclusión de que estamos ante tres posibilidades:

         1º Si creen en la presencia de Jesucristo en la Eucaristía, son inconsecuentes con su doctrina, en la que no hay lugar, en definitiva, para ningún milagro. En este caso, lo suyo es un absurdo: creen algo que, por los propios principios que profesan, no es posible.

         2º La segunda posibilidad es que saquen las consecuencias de cuanto enseñan y no crean en la presencia Eucarística. De hecho hay algunos que mantienen sólo el lenguaje católico pero no la doctrina. Para estos la presencia eucarística es sólo una cuestión simbólica.

         3º La tercera posibilidad es que se trate (en algunos casos es así) de los tontos que nunca faltan; son aquellos que se deslumbran por los malabarismos pseudocientíficos que algunos teólogos hacen con palabras difíciles. Estos defienden y divulgan teorías erróneas sin llegar ellos mismos a entender todo su sentido y alcance. Probablemente no las aceptarían si supieran que con esas teorías en definitiva están negando todo aquello que tenga carácter sobrenatural en la Iglesia.

         De las tres, esta última es la menos mala. Pero en definitiva mala también.

 

P. Miguel A. Fuentes, IVE

Deja un comentario