pecado grave

La anticoncepción ¿es pecado grave?

Pregunta:

Al confesarme, un sacerdote me dijo que la anticoncepción es pecado grave. En el momento no me animé a preguntarle si siempre era pecado mortal, o en algún caso era sólo pecado venial. ¿Podría Usted contestarme?

Respuesta:

Estimado:

Debo responderle que el Magisterio de la Iglesia -desde la Encíclica Casti connubii, de Pío XI, pasando por el Concilio Vaticano II y Pablo VI, hasta los diversos documentos de Juan Pablo II- ha enseñado de modo uniforme que la anticoncepción es siempre materia de pecado grave.

Tenga en cuenta, para entender esto, que materia grave de pecado se consideran aquellos valores fundamentales de la persona que están protegidos por los diez mandamientos (precisamente por su importancia para la perfección de la persona humana, es decir, para que la persona alcance los fines que la perfeccionan)[1].

El Magisterio de la Iglesia, pues, enseña que la anticoncepción es materia de pecado grave al afirmar que: 1º en el acto conyugal están en juego valores importantes, y 2º que los anticonceptivos ponen seriamente en peligro tales valores.

En este sentido, la Gaudium et spes presenta el acto conyugal como la expresión privilegiada y típicamente propia del amor conyugal y, a su vez, dice que el amor conyugal está constitucionalmente ordenado a la transmisión de la vida, o procreación[2]. Amor yvida son, por consiguiente, los valores centrales que están en juego en el amor conyugal. Y esos valores son evidentemente de suma importancia.

Pablo VI expresa substancialmente lo mismo poniendo de relieve los ‘significados’ del acto conyugal y fundando las exigencias éticas en el principio de la inseparabilidad de los dos significados que encierra en su estructura el acto, es decir, el significado unitivo y el procreador: ‘Esta doctrina… está fundada sobre la inseparable conexión… entre los dos significados del acto conyugal: el significado unitivo y el significado procreador… Efectivamente, el acto conyugal, por su íntima estructura, mientras une profundamente a los esposos, los hace aptos para la generación de nuevas vidas, según las leyes inscritas en el ser mismo del hombre y de la mujer. Salvaguardando ambos aspectos esenciales, unitivo y procreador, el acto conyugal conserva íntegro el sentido de amor mutuo y verdadero y su ordenación a la altísima vocación del hombre a la paternidad'[3]. El mismo Papa también señalaba la totalidad y la fecundidad entre las cualidades esenciales e indispensables que debe tener el amor para ser auténticamente conyugal. En efecto, la totalidad no permite exclusiones o reservas de ninguna clase; y la fecundidad es una orientación hacia la vida por transmitir[4].

En esta línea, Juan Pablo II, en la Familiaris Consortio llega a afirmar que ‘la donación física total sería un engaño si no fuese signo y fruto de una donación en la que está presente toda la persona…; si la persona se reservase algo… ya no se donaría totalmente'[5].

Teniendo estas expresiones en cuenta, puede luego el mismo Juan Pablo II, al tocar el tema de la anticoncepción, enumerar todos los valores que quedan destruidos por la anticoncepción: ‘Cuando los esposos, mediante el recurso a la anticoncepción, separan estos dos significados que Dios Creador ha inscrito en el ser del hombre y de la mujer y en el dinamismo de su comunión sexual, se comportan como ‘árbitros’ del designio divino y ‘manipulan’ y envilecen la sexualidad humana, y con ella la propia persona del cónyuge, alterando su valor de donación ‘total’. Así, al lenguaje natural que expresa la recíproca donación total de los esposos, la anticoncepción impone un lenguaje objetivamente contradictorio, es decir, el de no darse al otro totalmente: se produce no sólo el rechazo positivo de la apertura a la vida, sino también una falsificación de la verdad interior del amor conyugal, llamado a entregarse en plenitud personal'[6].

Quedan claramente enumerados los valores que la anticoncepción compromete objetivamente:

1º La no aceptación, por parte de los cónyuges, de su misión de ‘ministros’ y ‘colaboradores’ de Dios en la transmisión de la vida.

2º La pretensión de convertirse en ‘árbitros’ del designio divino.

3º El envilecimiento de la sexualidad humana y, por tanto, de la propia persona y de la del cónyuge.

4º La falsificación del lenguaje sexual hasta hacerlo objetivamente contradictorio.

5º La eliminación de toda referencia al valor ‘vida’.

6º La herida mortal (‘falsificación de la verdad interior’) del amor conyugal mismo.

El ‘no’ a la vida -dice Lino Ciccone- que el uso de un anticonceptivo grita con su misma denominación, se presenta así también, y ante todo, como un ‘no a Dios’. Y recuerda el modo en que lo advirtió Pablo VI en la Humanae vitae: ‘Un acto de amor recíproco que prejuzgue la disponibilidad a transmitir la vida que Dios creador, según particulares leyes, ha puesto en él, está en contradicción con el designio constitutivo del matrimonio y con la voluntad del Autor de la vida. Usar este don divino destruyendo su significado y su finalidad, aun sólo parcialmente, es contradecir la naturaleza del hombre y de la mujer y sus más íntimas relaciones, y por lo mismo es contradecir también el plan de Dios y su voluntad'[7].

Juan Pablo II no duda en decir que la dignidad de la persona queda radicalmente en peligro en el comportamiento anticonceptivo porque en la persona, que tiene como ‘constitución fundamental’ el dominio de sí, se aplica el modelo propio de la relación con las cosas, que es una relación de dominio, privando así al hombre ‘de la subjetividad que le es propia’ y haciendo de él ‘un objeto de manipulación'[8].

Se aplica aquí, por tanto, el principio del Magisterio que dice: ‘El orden moral de la sexualidad comporta para la vida humana valores tan elevados que toda violación directa de este orden es objetivamente grave'[9].

Que la anticoncepción constituye una violación directa del orden moral de la sexualidad es una enseñanza inequívoca y constante del Magisterio, dado que la califica como ‘intrínsecamente malo'[10].

Se pueden hallar más confirmaciones de la gravedad moral objetiva de la anticoncepción prestando atención a algunas características que ese comportamiento ha asumido en nuestro tiempo.

La anticoncepción, al extenderse, ha originado lo que Juan Pablo II llama ‘conjura contra la vida'[11]. Una conjura, prosigue el Papa, ‘que ve implicadas incluso a instituciones internacionales, dedicadas a alentar y programar auténticas campañas de difusión de la anticoncepción, la esterilización y el aborto'[12].

La difusión en las masas de la anticoncepción ha sido el primer paso de un camino de muerte. De allí ha derivado pronto una vasta ‘mentalidad anticonceptiva’ es decir, una amplia actitud de rechazo de todo hijo no querido, abriendo así el camino a una gran aceptación social de la esterilización y del aborto. A su vez, esto está constituyendo la premisa para la aceptación social de la eutanasia y de su legitimación jurídica.

La anticoncepción en nuestro mundo contemporáneo ha desempeñado y desempeña un papel muy importante en el desarrollo de la asoladora ‘cultura de la muerte’, cuyas víctimas se cuentan por decenas de millones cada año. Una cultura que, además, envilece la sexualidad humana y desvirtúa el amor incluso en su forma más sublime, como es el amor materno, cuando confiere a la madre el absurdo derecho de matar al niño que lleva en su seno.

Los cónyuges que eligen la anticoncepción, lo sepan o no, contribuyen a consolidar y potenciar en su fuente esa cultura. se entiende de esta manera el juicio negativo del Magisterio.

P. Miguel A. Fuente, IVE

Bibliografía para profundizar:

Lino Ciccone, En el Magisterio universal de la Iglesia, ¿la anticoncepción es considerada materia grave o leve de pecado? (L’OR, 24/01/97, pp. 9-10).

Lino Ciccone, Humanae vitae. Analisi e commento, Ed. Internazionali, s/f.

Pontificio Consejo para la Familia, Vademecum para los Confesores sobre algunos temas de moral conyugal, 1997.

Fuentes, Miguel, La ‘Humanae vitae’ de Pablo VI: esencia de un documento profético, Diálogo 21 (1998), 101-117.


[1] Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 1858 y 2072.

[2] Cf. Gaudium et spes, nn. 49 y 50.

[3] Humanae vitae, n. 12.

[4] Cf. Ibid., n. 9.

[5] Familiaris consortio, n. 11.

[6] Ibid., n. 32.

[7] Humanae vitae, n. 13.

[8] Juan Pablo II, L’OR, 26/08/84, p. 3.

[9] Congregación para la Doctrina de la Fe, Persona humana, n. 10.

[10] Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2370.

[11] Evangelium Vitae, 12, 17.

[12] Ibid., 17.

efectos secundarios

¿Tienen efectos secundarios los anticonceptivos?

Pregunta:

¿Tienen efectos secundarios los anticonceptivos?

Respuesta:

Nuevos estudios constatan una preocupación creciente 

WASHINGTON, sábado, 15 enero 2005 ( ZENIT.org ).- Aunque los gobiernos y las organizaciones de planificación familiar siguen apoyando los anticonceptivos, surgen nuevas evidencias sobre los peligrosos efectos secundarios. En Inglaterra, la ministra para la infancia, Margaret Hodge, declaraba que estaba a favor de anticonceptivos inyectables para las colegialas, informaba el 16 de noviembre la BBC.

«Lo que es verdaderamente interesante es esta inyección anticonceptiva», declaraba. «Si la gente va a tener sexo, no querrás que tengan bebés a tal edad».

El entusiasmo de Hodge por los anticonceptivos se da de bruces con las advertencias científicas. El 23 de agosto, Reuters informaba de la investigación de un equipo de la Universidad de Carolina del Norte y de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore. Las mujeres que utilizan el anticonceptivo inyectable Depro-Provera tienen un mayor porcentaje de enfermedades de transmisión sexual, concluían.

Charles Morrison, del Family Health Internacional, afirmaba que se necesita investigar más, pero es posible que el Depro-Provera en sí mismo cause una predisposición a las enfermedades de transmisión sexual. «Debemos supervisar las diferencias en el uso del condón, las diferencias de la multiplicidad de compañeros sexuales, las diferencias en el número de actos coitales», declaraba a Reuters.

Depo-Provera también está siendo examinado por la Administración de Estados Unidos para los Alimentos y Medicamentos (FDA). La agencia ha establecido ahora que el medicamento debe llevar una advertencia especial de que su uso prolongado puede causar una pérdida significativa de densidad ósea, informaba el 17 de noviembre Associated Press.

Poco después del anuncio de la FDA, otro estudio confirmaba el problema de la pérdida ósea debida al Depro-Provera, informaba Reuters el 23 de diciembre. Investigadores de la Universidad de Iowa compararon a 178 mujeres que usaban la inyección con 145 mujeres que no usaban anticonceptivos hormonales.

La densidad media ósea en la cadera cayó un 2,8% en un año después de comenzar el uso del Depo-Provera y un 5,8% después de dos años. La pérdida de masa ósea en la espina dorsal fue parecida. Cifras a comparar con la media de pérdida ósea de menos de un 0,9% en el grupo de control.

Efectos secundarios mortales
Otro anticonceptivo con consecuencias problemáticas es el así llamado parche. El 4 de abril pasado el New York Post informaba sobre el caso de Zakiya Kennedy, de 18 años, que murió como resultado de coágulos de sangre, formados como resultado de su parche anticonceptivo. Había cambiado de utilizar píldoras anticonceptivas al parche unas tres semanas antes de su muerte.

El periódico siguió el suceso con un reportaje el 19 de septiembre ligando el parche Ortho Evra, el único comercializado en Estados Unidos, a las muertes de al menos 17 mujeres en los pasados dos años. El artículo añadía que se apunta que otras mujeres que han usado el parche han sufrido complicaciones, incluyendo 21 casos de «amenazas de muerte» por coágulos de sangre y otros males. Los datos salían de informes de la FDA obtenidos por el periódico.

El artículo añadía que el fabricante anuncia que el parche ha sido utilizado por 4 millones de mujeres americanas desde que se puso a la venta en el 2002. Un portavoz de la empresa comentaba que las enfermedades y muertes «coinciden con los riesgos para la salud» de la píldora, que se dice que mata entre un 0,3 y un 1,9 de cada 100.000 mujeres que la usan entre los 15 y los 29 años.

La preocupación por los riesgos para la salud de otro anticonceptivo forzó hace pocos días a la FDA a dar el paso de corregir un anuncio televisivo. Reuters informó el 30 de diciembre que la FDA advirtió a Barr Pharmaceuticals que sus anuncios de las píldoras Seasonale no añadían la mención del efecto secundario de un sangrado frecuente e importante.

La FDA advirtió a la compañía que su anuncio engañaba a los consumidores al excluir esta información, al hacer que la píldora de control de natalidad pareciera más segura. La advertencia se hizo en una carta a la compañía hecha pública por la FDA el 29 de diciembre. Además de los problemas de sangrado, la etiqueta de la píldora advierte de otros efectos secundarios pueden incluir coágulos de sangre, ataques al corazón y apoplejías. Pero los anuncios, observaba la FDA, utilizan «visualizaciones irresistibles» y «rápidos cambios de escena» junto con otras técnicas que distraen de la información de advertencia.

Buenas noticias que resultan falsas
Un reportaje reciente parecía que de primeras refutaba las preocupaciones por la salud suscitadas por los anticonceptivos. El periódico británico Guardian del 26 de octubre observaba que algunos estudios habían concluido que la píldora podría ayudar a proteger a las mujeres de enfermedades de corazón y apoplejías. Además, otro estudio sobre mujeres en América concluía que la píldora no aumentaba el riesgo de cáncer de pecho o cervical.

Estos resultados fueron presentados en la conferencia de Filadelfia de la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva el pasado octubre. Los datos provenían del estudio en curso Women’s Health Initiative (WHI), que seguía las huellas de más de 160.000 mujeres.

El reportaje del Guardian se mostraba escéptico ante las noticias positivas. Observaba que el estudio WHI había presentado previamente datos que ligaban el tratamiento de hormonas sustitutivas con creciente riesgo de cáncer de pecho, enfermedades de corazón y apoplejías. La píldora anticonceptiva y este tratamiento eran prácticamente lo mismo, observaba el artículo.

Las dudas fueron proféticas. El 27 de noviembre el Times de Londres informaba que el WHI había rechazado los descubrimientos a partir de sus datos y presentó una retractación.

Jacques Rossouw, director ejecutivo del WHI, admitió ante el Times que el estudio carecía de credibilidad. «Los investigadores sólo han considerado los datos de líneas básicas, datos que son muy pobres», afirmaba. «Es por lo que los descubrimientos parecían tan raros. Esta clase de resultados son apenas creíbles».

El Times continuó con esta historia en otro artículo, el 13 de diciembre, que advertía de un mayor riesgo de apoplejías en las mujeres que tomaban la píldora. Basándose en un estudio de más de 5.000 personas, investigadores de Canadá, Estados Unidos y España habían concluido que quienes sufren migrañas y tomen la píldora tenían ocho veces más probabilidades de sufrir una apoplejía que quienes no la tomaban. El Times añadía que las migrañas afectan a cerca de 6 millones de personas en Gran Bretaña, estando las mujeres más afectadas por este problema.

La así llamada píldora del día después también se asocia con problemas de salud. Un reportaje del 30 de julio en la Medical News Today resumía los descubrimientos de un estudio publicado por el Dr. Gene Rudd en el número de septiembre de Annals of Pharmacotherapy.

El pasado 22 de julio, Barr Laboratories reclamó a la Administración de Estados Unidos para los Alimentos y Medicamentos (FDA) la aprobación para que Plan B fuera accesible sin receta, tras el primer rechazo del FDA. El artículo de Rudd contiene datos que sostienen que el fácil acceso a Plan B podría poner en riesgo la salud de muchas mujeres.

Rudd hacía notar que el acceso sin prescripción a Plan B podría alejar a las mujeres de las consultas médicas y de los cuidados apropiados y completos. Además, Plan B podría animar a comportamientos de riesgo tales como sexo «sin protección» que aumentarían la extensión de enfermedades de transmisión sexual.

Las preocupaciones de salud no se limitaban sólo a los anticonceptivos. La píldora abortiva RU-486 ha sido ligada a algunas muertes. Un caso muy conocido fue la muerte en 2003 de Holly Patterson, una californiana de 18 años que sucumbió a una septicemia tras ingerir la RU-486.

El padre de Holly, Monty Patterson, declaró que la FDA debería prohibir la píldora abortiva tras haberse relacionado una tercera muerte con su consumo, informó el 16 de noviembre Associated Press. Aquel mismo día, el New York Times informó que la FDA había pedido que se reforzara la etiqueta de advertencia de la RU-486.

En un artículo de opinión publicado el 19 de noviembre en el New York Times, Donna Harrison, ginecóloga obstétrica y miembro de la Asociación Americana de Obstétricos y Ginecólogos Pro-Vida, acusaba a las autoridades de haber dado luz verde a la píldora abortiva en el año 2000 debido a interferencias políticas de la administración Clinton.

Explicaba que los documentos obtenidos recientemente, gracias a la Ley de Libertad de Información, revelan que la administración Clinton «presionó para que la RU-486 fuera aprobada antes de las elecciones del 2000 a pesar de la carencia de datos disponibles que demostraran su seguridad». Una noticia que puede que llegue demasiado tarde, al menos para un puñado de usuarias de la RU-486.
ZSI05011502

zenit.org

metodos artificiales

¿Por qué son malos los métodos artificiales de regulación de la natalidad?

Pregunta:

Bendiciones en tu apostolado.
Tengo unos amigos esposos, la mujer es la que piensa que usar métodos artificiales para espaciar embarazos no es malo y aparte no le tiene confianza al método natural.
Ella acaba de perder un hijo de 5 semanas y está dolida y ha pensado porque Dios permite esto.
Mi pregunta es ¿porque es malo cualquier método artificial? ¿Como puedo ayudarla al culpar a Dios?

Respuesta:
Estimado:

Puede encontrar esta consulta ya respondida en varios artículos.

1. Sobre la diferencia entre los métodos naturales y los artificiales, puede ver mi artículo ‘Diferencia antropológica y moral entre los métodos naturales y los métodos artificiales‘ .

2. Sobre el por qué Dios permite el sufrimiento, los artículos relacionados con el problema del mal y con el sufrimiento de los inocentes .

P. Miguel A. Fuentes, IVE

confesión

¿Por qué debo confesarme con un sacerdote?

Pregunta:

¿Por qué debo confesarme con un sacerdote? Gracias.

 

Respuesta:

Estimado:

Porque así lo instituyó Jesucristo. ‘A quienes perdonéis los pecados, les serán perdonados’ (Jn 20,23)

Algunos dicen ‘Yo me confieso a Dios directamente’; por ejemplo. los protestantes. Pero esto no basta.

Porque Jesús ha dicho a sus apóstoles: ‘A quienes perdonéis los pecados, les serán perdonados’ (Jn 20,23). Con estas palabras autoriza y confía Jesús la práctica de la confesión sacramental a los sacerdotes. Y la historia del sacramento de la penitencia es la expresión progresiva de esta toma de conciencia en la Iglesia.

¿Por qué Cristo ha elegido esta forma de perdón? Dios se complace en actuar a través de intermediarios: así actúa en el nacimiento, la cultura, el bautismo, la educación religiosa… Haciéndose nuestro confidente, el otro -el sacerdote- nos representa sensiblemente alOtro -Dios- Y ese diálogo con él aviva nuestra fe.

Algunos piensan que es difícil confiarse a una tercera persona. Sin embargo, hay en el hombre un deseo innato de confiarse a alguien. A a falta de confesarse a un sacerdote, uno se confía al primero que llega. El éxito de los psiquiatras, psicólogos y consejeros de todo tipo se explica por esta necesidad (Mons. Gouyon).

¿Pero no es el sacerdote también un pecador? Su absolución sigue siendo válida. ‘Cuando Pedro bautiza es Jesús quien bautiza. Cuando Judas bautiza es Jesús quien bautiza’ (San Agustín).
¡El que absuelve siempre es Cristo! En Él es el Padre quien acoge a su hijo y lo estrecha contra su corazón (Lc 15,11-32).

Algunos objetan  también que ‘hay personas que se confiesan y no valen mas que los demás’. Pero, ¿qué sería de ellas sin la confesión? El Padre Foucauld, pese a sus dudas, aceptó en una ocasión confesar sus pecados. A partir de entonces su fe se fortaleció y su vida sufrió un profunda transformación.

Cada vez se comulga más… y se confiesa menos. Las faltas graves parecen no ser un obstáculo para la comunión. No olvidemos la solemne advertencia de San Pablo: ‘El que come el pan y bebe del cáliz del Señor indignamente, come y bebe su propia condenación’ (1Co 11,27-29).

P. Miguel A. Fuentes, IVE

llega tarde a Misa

Cuando se llega tarde a Misa, ¿se comete pecado?

Pregunta:

Cuando se llega tarde a Misa, ¿se comete pecado?

Respuesta:

Estimado:

El precepto de la Iglesia relativo a la Misa dice: ‘El primer mandamiento: Oír Misa entera los domingos y demás fiestas de precepto’ (Catecismo n. 2042). ‘Misa entera’ indica la presencial corporal y la atención; esta presencia debe ser continua, es decir, que dure desde el principio al fin de la misa, de suerte que no cumpliría el precepto el que omitiera alguna parte ‘notable’ de la Misa. Dicho de modo más particular:

1) No cumple el precepto quien omite la consagración (por ejemplo saliendo fuera) aunque esté presente todo el tiempo antes y el todo el tiempo después.

2) El que llega después del ofertorio.

3) El que llega a la lectura del Evangelio y además se vas inmediatamente después de la comunión.

En los casos anteriores, evidentemente, me estoy refiriendo a una ausencia de la Misa sin causa justificada; no es el caso de los enfermos que por un motivo u otro deben salir de la Iglesia por razón de su enfermedad, o los padres que lo tienen que hacer por sus hijos, etc.

Por eso, en definitiva lo que hay que atender más es al motivo por el cual no ha escuchado Misa. Puede ser que la negligencia por la cual llega tarde implique poca valoración del Santo Sacrificio de la Misa.

P. Miguel A. Fuentes, IVE